15 millones de niñas son anualmente obligadas a contraer matrimonio

 

  • Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa más importante de muerte en las niñas de entre 15 y 19 años.

  • Cada año hay cerca de 15 millones de niñas obligadas a contraer matrimonio antes de cumplir los 18 años.

Según revela el informe de UNICEF, Estado Mundial de la Infancia 2016. Una oportunidad para cada niño, pese a que se han reducido las desigualdades y la mortalidad de los niños y niñas en muchos países del mundo, el solo hecho de haber nacido en un país, en una comunidad, con un género o en determinadas circunstancias sigue determinando el nivel de pobreza de millones de niños y niñas en el planeta.

UNICEF confirma que, de seguir la tendencia actual, en 2030 habrá otros 167 millones de niñas y niños pobres en el mundo, acentuándose aún más las diferencias entre quienes nacen en un país rico y los que no.

Sobre la base de las tendencias actuales, un total de 69 millones de niños/as de menos de 5 años morirán debido a causas que en su mayoría se pueden evitar, 167 millones de niños y niñas vivirán en la pobreza y 750 millones de mujeres se habrán casado siendo aún niñas en 2030, la fecha límite para los objetivos de desarrollo sostenible –a menos que el mundo concentre sus esfuerzos en la situación de los niños más desfavorecidos, según el informe publicado hoy por UNICEF.

“Negar a cientos de millones de niños y niñas una buena oportunidad en la vida significa algo más que amenazar su futuro: al exacerbar los ciclos intergeneracionales de desventaja, se está poniendo en peligro el futuro de sus sociedades”, ha anunciado el Director Ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake. “Tenemos una opción: invertir ahora en estos niños o permitir que nuestro mundo sea aún más desigual y esté más dividido”.

Ha habido progreso…pero ni uniforme ni justo

El informe señala que se han logrado progresos considerables en la tarea de salvar las vidas de los niños y de lograr que vayan a la escuela, así como de sacar a mucha gente de la pobreza. Las tasas mundiales de mortalidad de menores de cinco años se han reducido a más de la mitad desde 1990, los niños y niñas asisten a la escuela primaria en un pie de igualdad en 129 países y el número de personas que viven en la extrema pobreza en todo el mundo es casi la mitad de lo que ocurría en la década de 1990.

Pero este progreso no ha sido uniforme ni justo, según la publicación. Los niños y niñas más pobres tienen el doble de probabilidades que los más ricos de morir antes de cumplir cinco años y de sufrir desnutrición crónica. En gran parte de Asia meridional y África subsahariana, quienes nacen de madres que no han asistido a la escuela tienen casi 3 veces más probabilidades de morir antes de los 5 años que aquellos que nacen de madres con una educación secundaria. Y las niñas de los hogares más pobres tienen el doble de probabilidades de casarse en la infancia que las niñas de los hogares más ricos.

En ninguna parte el panorama es más sombrío que en África subsahariana, donde por lo menos 247 millones de niños/as –o 2 de cada 3– viven en medio de una pobreza multidimensional, privados de lo que necesitan para sobrevivir y desarrollarse, y donde casi el 60% de jóvenes de 20 a 24 años de la quinta parte más pobre de la población ha tenido menos de cuatro años de escolaridad. Según las tendencias actuales, de acuerdo con las proyecciones del informe, las cifras de África subsahariana en 2030 serán las siguientes:

• Casi la mitad de los 69 millones de niños y niñas que morirán antes de cumplir 5 años lo harán por causas en su mayoría prevenibles.

• Más de la mitad de los 60 millones de niños y niñas en edad escolar primaria seguirán fuera de la escuela.

• 9 de cada 10 niños/as vivirán en la pobreza extrema.

Educación

Aunque la educación desempeña un papel único en la nivelación del terreno de juego para la infancia, el número de niños y niñas que no asisten a la escuela ha aumentado desde 2011, y una proporción significativa de los que acuden a la escuela no logran aprender. Unos 124 millones de niños y niñas no reciben hoy en día enseñanza primaria o secundaria, y casi 2 de cada 5 alumnos/as que terminan la escuela primaria no han aprendido a leer, escribir o hacer cálculos aritméticos simples.

El informe describe las pruebas que indican que las inversiones en la infancia más vulnerables pueden producir beneficios inmediatos y a largo plazo. Las transferencias de efectivo, por ejemplo, han demostrado su utilidad para ayudar a los niños y niñas a permanecer en la escuela más tiempo y avanzar a niveles superiores de la enseñanza.

Como promedio, cada año adicional de educación que reciben, aumenta sus ganancias cuando llegan a la edad adulta en aproximadamente un 10%. Y por cada año adicional de escolaridad que los jóvenes de un país terminan como promedio, las tasas de pobreza de ese país descienden en un 9%.

La desigualdad no es inevitable ni insuperable, sostiene el informe. Obtener mejores datos sobre niños y niñas más vulnerables, aplicar soluciones integrales a los desafíos que enfrentan los niños, establecer formas innovadoras de abordar los antiguos problemas, realizar inversiones más equitativas y aumentar la participación de las comunidades son todas ellas medidas que pueden ayudar a nivelar el terreno de juego para ellos y ellas.

Niñas y mujeres

En el informe de UNICEF se analizan las causas de la mortalidad infantil, concluyendo la importancia de proteger a las madres, muchas veces niñas, durante los embarazos y partos, e incluso antes con una adecuada educación sexual.

En cuanto a la educación, en gran parte de Asia meridional y África subsahariana, los niños nacidos de madres que no recibieron una educación tienen casi el triple de probabilidades de morir antes de cumplir 5 años que los niños nacidos de madres que finalizaron la educación secundaria. La educación facilita que las mujeres retrasen y espacien los embarazos, que obtengan acceso a la atención de la salud materna e infantil, y que busquen tratamiento para sus hijos e hijas cuando enferman.

Si todas las madres cursaran la educación secundaria, cada año habría 1,5 millones menos de muertes de niños menores de 5 años en África subsahariana y 1,3 millones menos en Asia meridional.

Matrimonio infantil

El matrimonio infantil y la gestión de la salud reproductiva de las mujeres también influyenen los patrones de mortalidad infantil. Aunque los índices de matrimonio infantil están disminuyendo, cada año hay cerca de 15 millones de niñas que contraen matrimonio antes de cumplir los 18 años. Estas niñas representan un grupo extremadamente vulnerable, pues se les priva de su infancia, tienen pocas oportunidades de recibir una educación, y a menudo comienzan a procrear demasiado pronto.

Las niñas del 20% más pobre de la población, así como las que viven en zonas rurales, enfrentan los riesgos mayores. En África, la incidencia del matrimonio infantil entre las niñas más pobres permanece invariable desde 1990.

Salud reproductiva

Las complicaciones durante el embarazo y el parto son la segunda causa más importante de muerte en las niñas de entre 15 y 19 años.

Y los bebés que nacen de madres menores de 20 años tienen 1,5 más probabilidades de morir durante los primeros 28 días de vida que los bebés que nacen de madres en la veintena o la treintena.

Se calcula que en todo el mundo hay 216 millones de mujeres casadas que precisan acceso a métodos contraceptivos modernos pero carecen de ellos. Si las mujeres que desean evitar el embarazo tuvieran acceso a estos métodos, los embarazos no deseados descenderían en un 70%. Reducir la cantidad de embarazos no deseados podría evitar a su vez el 60% de las muertes maternas y el 57% de las muertes infantiles de menores de 5 años.

Fuente: http://tribunafeminista.org/2016/06/15-millones-de-ninas-son-anualmente-obligadas-a-contraer-matrimonio/

Deja un comentario